ACERCÁNDONOS A TRAVÉS DE LOS CURANDEROS

Speeches Shim

Wednesday, June 22, 2022
Vianela, una curandera de Monte Plata, está ayudando a las personas con VIH a tener acceso a tratamiento con la ayuda de la USAID.
FHI360

Read the story in English here.

Los curanderos son los proveedores de salud más accesibles para aquellos que viven en áreas remotas o aquellos que experimentan barreras de acceso, barreras económicas o lingüísticas. Su influencia se extiende más allá de sus pacientes a una comunidad de forma más amplia.

Matilde (Vianela) Brand, una joven madre de siete hijos de la provincia de Monte Plata en República Dominicana, lo sabe muy bien. Ella ha estado trabajando como curandera desde los 16 años, ayudando a las personas a resolver diferentes problemas de salud, trabajo y familia por medio de la medicina alternativa y natural por más de 10 años.

Sin embargo, como curandera tradicional, sabe que no todas las dolencias son tratables por medio de métodos alternativos.

"Me gusta encontrar la solución a los problemas de mis pacientes; por eso cuando no puedo resolverlos, busco dónde deben ir para que puedan ser tratados”, dice Vianela.

Una de estas enfermedades es el VIH.

"Sé que hay dos tipos de medicina: la natural y la de los médicos. El VIH es una enfermedad en la que el paciente tiene que ir al médico. Cuando veo a personas con síntomas de VIH, los envío a hacerse la prueba. Sé que las personas que viven con el VIH necesitan tratamiento o sino pueden morir”, explica Vaniela.

Con una baja prevalencia en la población general, en la República Dominicana la epidemia del VIH afecta principalmente a grupos específicos de la población, siendo el estimado de prevalencia de VIH de un 0.9 por ciento en adultos de 15 a 49 años. El informe de ONUSIDA de 2020 estima que más de 75,000 personas viven con el VIH en la República Dominicana, de las cuales sólo el 82 por ciento conoce su estado de salud. Poco más de la mitad están recibiendo tratamiento antirretroviral (unos 38,000). Más importante aún, sólo el 49 por ciento (37,000 personas) están suprimidos viralmente, lo que significa que el VIH es indetectable en su sangre.

Las personas que viven con el VIH que toman medicamentos antirretrovirales según lo prescrito y que mantienen niveles virales indetectables tienen un riesgo bajo de transmitir sexualmente el virus a sus parejas, lo cual es un paso vital hacia el control de la epidemia del HIV en todo el mundo.

En el marco del proyecto de Fortalecimiento de Servicios de VIH de la USAID, el cual se centra en la prevención e identificación de las personas que están en riesgo y vincula a las personas que viven con el HIV con el tratamiento, los curanderos han desempeñado un papel clave al identificar a las poblaciones en riesgo en sus comunidades y dirigirlas a promotores de salud para que se realicen pruebas del VIH y se les presten servicios clínicos de manera oportuna. Desde 2019, el proyecto ha llegado a más de 75,000 personas con mensajes de promoción sobre el VIH, ha identificado a más de 7,000 personas que viven con el virus y ha vinculado a más de 5,000 nuevos pacientes con tratamiento que salva vidas. A finales de 2021, el proyecto ayudó a más de 14,000 personas que vivían con el VIH a continuar con el tratamiento antirretroviral mediante la gestión clínica y el apoyo social.

Reconociendo el papel importante que desempeñan los curanderos en la educación y la orientación de esta comunidad, que a menudo es difícil de alcanzar, la USAID, a través de sus socios FHI 360 y Batey Relief Alliance (BRA) Dominicana, integró a los curanderos en su estrategia de promoción de la salud y extensión. Vianela y otros curanderos en República Dominicana han ayudado a lograr resultados relativamente pequeños pero importantes.

A través de esta innovadora estrategia, entre octubre y diciembre de 2021, la USAID alcanzó e hizo pruebas a 119 personas en riesgo – identificando siete nuevos casos de VIH y vinculando a seis de ellos al tratamiento antirretroviral que salva vidas.

Esta estrategia es una innovación en las comunidades que enfrentan desafíos de acceso a la salud y que siguen prácticas alternativas de salud. Con éxito, se aumentó el número de personas identificadas que viven con VIH y ahora se está considerando este enfoque como parte del paquete integral de estrategias de búsqueda de casos en la comunidad. Los curanderos pueden desempeñar un papel crucial para ayudar a las personas que viven con el VIH a comprender la necesidad de recibir atención y tratamiento antirretroviral que salva vidas.

Así, cuando la USAID y sus socios sugirieron que Vianela y otros curanderos tradicionales en República Dominicana desempeñaran un papel importante en la atención del VIH en el país, Vianela se mostró escéptica al principio. Sin embargo, al tener un miembro de su familia que vive con VIH la hizo reconsiderar su participación.

Tengo un pariente que vive con VIH, y he visto cómo se pone cuando no está tomando sus medicamentos”, comparte Vianela.

El trabajo de Vianela para promover las pruebas en la comunidad ha ayudado a quienes ha ayudado.

"Muchos de los clientes que recibo son migrantes”, explicó. “Algunos tienen miedo, y otros no hablan español. La USAID me brindó folletos que me han ayudado a explicar mejor las pruebas y el tratamiento de VIH, y ha ayudado a que mis clientes confíen en mí, y que ahora estén de acuerdo en tomar la prueba más fácilmente”.

Mikaelle, una paciente que Vianela ayudó a conectarse con los servicios de pruebas y tratamiento, se siente mejor ahora. “Ya había visitado a más de 10 personas, y ninguna me había dado una solución. Todavía me sentía mal”, reflexiona Mikaelle.

Vianela, equipada con los recursos proporcionados a través de la USAID, le explicó a Mikaelle que no podía curar el VIH y le sugirió que se hiciera la prueba.

"Hoy estoy tomando mi pastilla y estoy viendo los resultados. Me siento mucho mejor”, dice Mikaelle.

Vincular a las personas al tratamiento es un paso importante para lograr el control de la epidemia de VIH en la República Dominicana.

La USAID está buscando ampliar la implementación de este enfoque en otras comunidades y continuará explorando alternativas para aumentar la adopción de las pruebas diagnósticas y el inicio rápido al tratamiento antirretroviral para el control de la epidemia de VIH.

Hoy en día, 24 curanderos tradicionales están participando en este nuevo esfuerzo. La satisfacción de ayudar a su comunidad es lo que ha mantenido a Vianela involucrada con la USAID: “Muchas personas mueren debido a la falta de orientación. Me gusta ser parte de esta estrategia porque lo que me impulsa a hacer mi trabajo es resolver los problemas de la gente, más que cualquier otra cosa”, dice. “Yo sé cómo se ponen cuando no se toman su tratamiento, así que la idea es que las personas se sientan bien de salud y puedan vivir una vida tranquila”.

Last updated: September 20, 2022

Share This Page